lunes, 25 de marzo de 2013

La batalla de las ideas.



             Hoy estuvo en La Serena el candidato presidencial de la centroderecha Laurence Golborne, antes de su llegada estuve conversando con personas de su comando, no está la idea del capitalismo, la libertad o la apertura de mercados muy bien asimilada para instalarla de una vez por todas con total accesibilidad y así poder decir que tenemos un sistema de libre mercado, al menos no en algunos, ante preguntas tan simples como si van a continuar con más libertad económica sus ambiguas respuestas de que tiene que gobernar “para todos los chilenos” causan algunas dudas en mi pensamiento.

            Luego conversaba con un amigo de cómo el socialismo vende una idea que no la practican, solo la predican, en términos de ideología y teoría estoy más cercano a la derecha, pero este amigo también me hizo ver que con sencillez la gente se puede dar cuenta del “robo doctrinario” del socialismo, luego de esto percibí que habían unos jóvenes comunistas y no me equivoqué, preparados para su “funa totalitaria”.

            La gente del comando nos avisó que estaba en cierta calle y partimos rápido a ver de que se trataba conocer en persona al Sr. Golborne, ahí estaba con su habitual sonrisa, no le faltaban los admiradores y adherentes, pero tampoco esperas cosas de la vieja política como un discurso de ideas en plena calle, el saludo, la sonrisa y la foto es lo que mejor sabe entregar el candidato y no lo juzgo por esto, al final el carisma de él juega un rol fundamental en lo que es la campaña para poder ganar, me acerqué y le pregunté; si Chile tiene buenos indicadores gracias a la apertura de mercados que ha seguido ¿Ud. liberalizará aún más a los mercados? La respuesta fue: No creo en que la respuesta sea más mercado tampoco la respuesta es más estado, el mercado es mejor en la asignación de recursos pero un estado que cumpla con el mínimo para poder fortalecer a las personas que están más desposeídas también es necesario.

            Como no entenderlo, rol subsidiario del estado, en lo que cree la centroderecha, yo insistí y nuevamente pregunto, pero ¿sin lesionar propiedad privada de los demás? El candidato obviamente me responde que no, lo que no sabe es que yo también considero parte de la propiedad privada todos los frutos de tu trabajo, pero se puede debatir, lo importante es que la vida, libertad y propiedad no estarán en riesgo en un eventual gobierno de Laurence Golborne.

Contrario a estas ideas son los jóvenes del partido comunista que interrumpieron con sus habituales mentiras “ahí están los que venden la nación” algo así comenzaron a gritar, no tienen razonamiento propio, construyen un colectivo en base a las mitologías de su partido, una igualdad ilusoria que nunca conseguirán ni con la más sangrienta de las guerras, perdí un poco mi habitual compostura y grité “comunista totalitario” con ganas de que todos se enteren lo nefasto de la teoría y práctica de esta ideología que no se sostiene por si misma, pero sigue amenazando la vida, libertad y propiedad, por supuesto que cuando están sujetas a voto estos 3 valores fundamentales, la búsqueda de la felicidad corre mucho peligro.

Finalmente el candidato debía partir para seguir con su programa, le dije que no se olvide de las propuestas de libre mercado, pero yo sé que la centroderecha entiende cosas distintas por libre mercado, a lo mejor me equivoco, sin embargo confío en que es el mejor en la carrera presidencial, yo continué mi rumbo junto a algunos de su círculo cercano, hice algunos actos simbólicos que guardaré en mi mente y algo de esta experiencia me confirmó que es posible un mundo donde los individuos a través de contratos libres y voluntarios logren instalar un modelo de interacción pacífica completa que logre proteger su continuidad.