jueves, 8 de mayo de 2014

Algunos ejes programáticos.

Economía
Creemos que la libertad individual es lo más importante para vivir bien y que sin libertad económica no podemos aplicar ninguna otra libertad humana por esto defendemos un sistema económico de libre mercado.
La evidencia nos indica que las naciones que han prosperado son las que se interesan por estimular la producción, el ahorro y la inversión de familias y empresas. Consideramos un error que el crecimiento económico basado en una gran cantidad de consumo es lo relevante para mejorar nuestra calidad de vida, y cuando este consumo se realiza a través de una expansión crediticia artificial no solo es un error, también es una agresión al motor de la economía.
Pensamos que la economía debe ser un centro social para que las familias encuentren felicidad en esta vida basada en un eje de libertad individual para las asociaciones e intercambios que voluntariamente se produzcan en el mercado de bienes y servicios.
Bancos
El sistema bancario actual opera de un modo en el que no estamos de acuerdo, se llama reserva fraccionaria. Si ud. deposita $100.000 el banco está obligado legalmente a guardar sólo un 10% de lo que ud. ahorró y depositó, es decir el otro 90% el banco lo puede prestar de manera sucesiva repitiendo el mismo proceso una y otra vez, por este dinero prestado el banco cobra intereses, y si nos detenemos a analizar el proceso nos damos cuenta que el dinero circulante siempre es menor al dinero que las personas le deben al banco. Este sistema actual se generó y solidificó con la creación de los bancos centrales y el monopolio del dinero de papel. 
Cambiaron el dinero real por dinero político. Gracias a estos procesos las crisis económicas son más frecuentes, estamos en contra de la planificación centralizada en el mercado, y para ser coherentes también nos oponemos al dinero creado de manera centralizada, porque lo consideramos inmoral y contrario a la libertad.
Proponemos trabajar en tres ejes para tener un sistema monetario sano, descentralizado y libertario:
1. Eliminar el fraude legal que actualmente pueden aplicar los bancos centrales y bancos comerciales para cambiarlo por un coeficiente de caja del 100%
2. Suprimir los bancos centrales ya que operan como un monopolio y no hacen más que aumentar la inflación además de salvar a bancos insolventes y fraudulentos.
3. Retornar a un patrón monetario basado en un dinero aceptado voluntariamente por todos, este puede ser metálico como el oro y la plata o incluso promover nuevas creaciones espontáneas como el dinero digital (bitcoin). La idea es que exista competencia y la oferta de dinero pueda adecuarse a la demanda real en el mercado.
Sistema Político
Creemos en un estado mínimo con un presupuesto responsable y eficiente. Vamos más allá del regionalismo para promover un “provincianismo”, esto quiere decir que las provincias puedan organizarse como quieran, de manera que las personas tengan más poder de decisión en el sistema político que elijan.
El estado central solo debería encargarse de la seguridad y la justicia de una nación para aplicar de manera eficiente las actividades para las que el estado fue creado, castigar a los agresores y promover la convivencia pacífica dentro de nuestra nación.
El estado también debe encargarse de política exterior, como la diplomacia con nuestros vecinos y asuntos de soberanía nacional. Un estado eficiente es uno pequeño, descentralizado, que esté constantemente vigilado por los ciudadanos de la nación.
Sin embargo no nos podemos alejar de la realidad y suprimir absolutamente todas las ayudas estatales.
Por esto planteamos que debe existir la posibilidad de financiar la demanda de educación y salud de las personas desafortunadas que aún no pueden superar la línea de la pobreza, eso sí el subsidio no sería “gratuito” ya que nada es gratis porque el estado se financia con impuestos, sólo existiría mayor flexibilidad con las personas en el momento que deban devolver el dinero.
Estas son a grandes rasgos las tareas que debe realizar el estado, todo lo que sobrepase esta línea lo consideramos absolutamente ilegítimo ya que no respeta los derechos individuales y por ende la esfera de libertad que debe existir entre las familias y empresas para una nación sana y constructiva.