jueves, 8 de mayo de 2014

La Libertad no es un Bien de Consumo

Todos saben que el presidente socialista de la República Socialista de Chile, Sebastián Piñera, dijo la célebre frase con la cual muchos intelectuales de izquierda logran caricaturizar el pensamiento de derecha “la educación es un bien de consumo”. No puedo estar en mayor desacuerdo con él, según lo que pienso es la institución social del conocimiento más importante que tenemos, la primera institución social del conocimiento. Esta frase de Piñera sólo sirvió para mayor animadversión al sistema capitalista y los derechistas.
Solo poniendo de ejemplo lo que hizo Mónica Rincón en CNN Chile cuando entrevistó al intelectual libertario Axel Kaiser, ella dijo que el Señor Kaiser llamó a la educación “un bien de consumo”. Eso es completamente falso, lo que en realidad dijo Kaiser es que se trata de un bien económico, lo cual también tiene sentido, ya que la economía es una ciencia social que produce instituciones sociales de pensamiento. Pero el pensamiento de la derecha está caricaturizado por las elites progresistas, según ellos nosotros vemos a la educación como un bien de consumo, gracias Piñera por eso.
Con la educación estamos en problemas, si defendemos la libertad educativa los argumentos caricaturescos increíblemente son más llamativos y convencen a las masas en Chile. No podemos perder la batalla intelectual en la defensa de la libertad, mayor acceso a créditos blandos para que la gente consuma más productos y servicios no es libertad, en ningún caso.
La libertad tiene que ver con la capacidad del ser humano de tomar sus propias decisiones y construir su vida de acuerdo a lo que él como individuo piensa que es lo más adecuado para desarrollarse de diferentes maneras y las sociedades donde se respira libertad es donde el gobierno se hace a un lado. La derecha criolla usa la palabra libertad de manera vacía, porque ni ellos mismos la entienden, ya que son paternalistas. Para variar ahora ni siquiera defienden la libertad económica.
Soy ultra conservador de extrema derecha porque defiendo un capitalismo ortodoxo y no creo que la libertad sea un bien de consumo. Es una verdad absoluta y universal que debe reinar en todos los sistemas políticos creados por nosotros los seres humanos, porque donde existe mayor libertad también encontramos seres humanos más creativos. Sin la propiedad privada nunca hubiésemos logrado todo el nivel de desarrollo tecnológico actual, eso es la libertad entre otras cosas, una base fundamental para alcanzar la civilización de paz que la gran mayoría anhela.