jueves, 8 de mayo de 2014

No cambies las reglas del juego

En los últimos días del año me he llevado una pila de comentarios extravagantes, cambié mi cuenta de twitter y me he auto bautizado como “Ultra Conservador” y “Predicador de Dios”. Hay un grupo que piensa que soy cuenta parodia y otro que cree que me volví loco. Al parecer sólo uno de los dos grupos está en lo correcto. A veces me aburre la humanidad y me voy a aislar optando por un camino ultra conservador, me cambiaron mucho las reglas del juego y ahora no quiero que sucedan más cosas malas.
La verdad es que quiero que se olviden de mi nombre. Todo es demasiado imperfecto porque muchos son muy agresivos.
Y además ahora estamos amenazados porque nos propusieron cambiarnos las reglas del juego, y resulta que hay un gran número de ingenieros sociales que probablemente cambien reglas que nos han permitido desarrollar nuestras vidas a un buen nivel, dicen que es insuficiente y que bajo el control de ellos estaremos mejor.
Yo me siento bien cuando tengo el control sobre mis acciones y creo que la mayoría de los chilenos siente eso. ¿por qué un grupo de socialistas va a saber mejor que nosotros las decisiones económicas?
Una de las razones por las cuales los juegos deportivos han sido respetados por siglos, es porque hay ciertas reglas fundamentales que no cambian, así los competidores saben cuales son sus prioridades y pueden trazar una estrategia eficiente para resultar ganador. Esto no se le ha permitido al mercado en la democracia.
El fútbol es muy popular, pero les aseguro que todos perderían si comienzan a cambiar las reglas del juego de manera repetida para favorecer a unos equipos primero y luego a otros. Esto hace la clase política para obtener votos, promete cambiar las reglas del juego para obtener resultados “más justos”. Así los derechos individuales se encuentran en peligro.
La vida, libertad y propiedad de las personas deben ser protegidas por el estado, si esto no funciona en este siglo, hay que desecharlo.
En repetidas ocasiones en la democracia escuchamos que algunas reglas cambiarán, luego otras para conseguir objetivos distintos, la política es muy impopular en Chile, prueba de esto son las últimas elecciones y su alta abstención. Quizás hay que sacar una enseñanza, las personas prefieren participar en el desarrollo de un país cuando conocen bien las reglas del juego y saben que estrategia trazar, si les estamos cambiando con ingeniería social cada cierto tiempo las reglas, las personas se convierten en seres ineficientes y la política en una basura.
Mientras más me moleste el juego político materialista y corrupto me volveré más espiritual, abstracto y constructor de realidad paralela ultra conservadora, esa realidad que con reglas limpias saca los mejores resultados. Cosa de ver la libertad y felicidad en una familia ultra conservadora, siempre ganan.